miércoles, 18 de febrero de 2009

Ni puta idea

O ni puñetera, para los "políticamente correctos". Aunque, tal y como está el corrillo político, el que quiera ser correcto es más papista que el Papa. Corrupción por aquí, espionaje por allá, soplagaitez económica y social por acullá... Los menos correctos políticamente son los políticos. La mayoría. Los que se ven y se oyen. Así que, ¿por qué cojones tendríamos que ser políticamente correctos nosotros, los que sufrimos todos los días sus desmanes? En fin, ustedes mismos. Yo voy a lo que voy, que siempre acabo con digresiones.

Noticia publicada por El País el día 16 de febrero de 2009. Fresquita. Dice así el titular: "La compraventa de viviendas estabiliza su desplome en el 28%". Simple, sencillo, directo. Veinticuatro horas después, en el mismo diario, misma sección. Día 17 de febrero de 2009. Nuevo titular: "El desplome en la venta de pisos seguirá tras una caída del 29% en 2008". Chúpate ésa, marquesa, que la traen de fresa. Supercalifragilísticoespialidoso y tal. De un día para otro, los sesudos analistas económicos nos dicen primero blanco y luego negro. Y ya está. Se van a almorzar, que se lo han ganado.

El truco de prestidigitación, o el descaro absoluto de los medios de comunicación (como ustedes quieran llamarlo) tiene dos lecturas así, a bote pronto. Una: ¿A qué recontracuernos verdes están jugando? Tanto yo soy periodista, yo soy profesional, yo gasto los Pulitzer de mondadientes para acabar produciendo noticias como el que se saca los mocos duros de la nariz. ¿No se supone que un periodista, o mejor dicho, un periódico entero, debe contrastar lo que publica antes de imprimirlo y venderlo? ¿Es esto periodismo, es esto profesionalidad, merece esto un Pulitzer? Publicar una noticia para acabar cascando lo contrario al día siguiente no vale ni lo que el papel de un caramelo sugus reseco. Y nada de disculpen ustedes, miren, las prisas, la imprenta, la hora a la que abren los quioscos... Nada. Nos suponen tan tontos de baba que creen que no nos vamos ni a cuescar de la cagada. Lo que me preocupa es que lleven parte de razón en su desvergüenza.

Claro, que hay otra posibilidad. Segunda lectura. Los medios de comunicación suelen ser de alguien. Los medios de comunicación grandes suelen ser de alguien grande. No, no son de ningún jugador de baloncesto. Son propiedad de alguien, o álguienes, grandes en poderío, en parné, en plata, en billetes. Son propiedad de grandes empresas. Luego, dejando de lado el cuento de la independencia periodística, se publicará lo que al de los billetes le venga en gana. ¿Y qué puede apetecerles a un puñado de grandes empresarios sin escrúpulos en un momento de crisis como el presente? Pues aquéllo del refrán: A río revuelto, ganancia de pescadores. Así que, en lugar de informar sobre la catástrofe económica, pues lo que hacen es desinformar y crear más caos. Si es que cabe más despropósito en este maremagnum. Algo así, en plan: Joerrr, que malita está la crisis, qué chunga la economía, esto va cada día peor. Y entonces, plas. Por detrás. Los mismos grandes empresarios que poseen los medios de comunicación resulta que también poseen otras grandes empresas. Empresas como bancos, fábricas de coches, plantas metalúrgicas y otras enormidades por el estilo. Y, ante la preocupación y alarma que con sus propios periódicos y televisiones aumentan, nos lanzan por la puerta de atrás las "soluciones": Para frenar la crisis hay que abaratar el despido. Para frenar la crisis hay que financiar a los bancos con dinero público. Para frenar la crisis hay que joderse y ver cómo la gran banca se queda con la pasta de todos los españolitos para sanear sus cuentas, mientras las colas del paro alcanzan proporciones bíblicas. Marea, confunde y acojona, que algo queda. De algún modo hay que disimular la desmedida avaricia del Gran Capital por el beneficio. Vengan las vacas gordas o flacas, los capitalistas tienen que seguir ganando pasta. Y si tiene que ser enviándonos a todos al paro y quedándose con todo nuestro dinero público, pues que así sea. Pero que no se note mucho, no nos vayamos a mosquear los currantes. Y, con estos birlibirloques periodísticos en plan terror colectivo, desinformación y cortinas de humo, pues se nota menos que nos la quieren meter doblada y blanda.

Así que, compañeras y compañeros, para estar bien informados... Apaguen ustedes sus teles, espachurren sus radios y usen los periódicos para lo único que valen: Para limpiarse el culo.

2 comentarios:

Naveganterojo dijo...

Lo primero, e vuelvo a enlazar, pues creia que lo habia echo pero algo ha fallado.
Lo segundo....pues que ellos se lo guisen y ellos se lo coman.
Ellos nos han metido en esta mierda por sus inagotables ansias de dinero y poder, ahora nos roban los dineros publicos para seguir engordando su repugnante ego, ¿y ademas quieren que veamos, escuchemos y leamos su bazofia?.
Prefiero escuchar cualquier cancion de "celtas cortos", y si me apuras de " Fats Domino", antes que sus mentiras piadosas.
Un saludo

SoL LuNaR dijo...

luz...